Un estudio realizado en EEUU muestra que las chinches de la cama (Cimex lectularius) infectadas con el parásito que causa la enfermedad de Chagas, Trypanosoma cruzi, pueden transmitirlo cuando sus heces estran en contacto con la piel dañada, la via habitual de infección en humanos. Experimentos de laboratorio demostraron la transmisión bidireccional de T. cruzi entre ratones y chinches de la cama.

El estudio, realizado en la Universidad de Pennsylvania (EEUU) en colaboración con la Universidad Peruana Cayetano Heredia en Perú, y publicado en la revista American Journal of Tropical Medicine and Hygiene, incluye diversos experimentos de laboratorio para comprobar la posibilidad de transmisión del parásito T.cruzi por las chinches de la cama Cimex lectularius.

El principal vector de éste parásito responsable de la enfermedad de Chagas, una de las más prevalentes y mortales en Latinoamérica, son los insectos triatominos. Las infecciones a través de este tipo de chinches no se producen por las picaduras sino por las heces que depositan sobre su huésped dormido, generalmente alrededor de la cara, después de alimentarse.

En el primer experimento realizado se expusieron 10 ratones infectados con T.cruzi a 20 chinches de la cama no infectadas, cada tres dias durante un mes. De los alrededor de 2000 chinches utilizados en el experimento, la mayoria adquirieron T.cruzi después de alimentarse en los ratones.

En el experimento inverso, para probar la transmisión de chinches infectadas a ratones, 9 de 12 ratones no infectados(75%) adquirieron el parásito después de convivir cada uno durante 30 dias con 20 chinches de la cama infectadas.

En un tercer experimento los investigadores consiguieron que se infectara un ratón aplicando heces infectadas de las chinches sobre la piel del animal, después de que ésta sufriera inflamación por la picadura de las chinches o raspaduras realizadas con una aguja: 4 de 10 ratones(40%) adquirieron el parásito de este modo. Un 20% de los ratones, 1 de 5, se infectaron al realizar el experimento con la piel dañada sólo por la picadura del insecto.

Finalmente, comprobaron que Cimex lectularius, al igual que los triatominos, defecan cuando se alimentan y que el parásito T.cruzi se reproduce con mucha facilidad en el tracto digestivo de las chinches de la cama.

El investigador principal del estudio, Michael Z. Levy, afirma que las pruebas realizadas confirman que la chinche de la cama puede adquirir y transmitir el parásito. El próximo paso es determinar si estos insectos tienen o pueden llegar a tener un papel importante en la epidemiologia de la enfermedad de Chagas.

Esta enfermedad es dificil de diagnosticar en sus primeras etapas, ya que sus sintomas son leves o inexistentes. El parásito puede permanecer oculto durante años en el corazón o el tracto digestivo y causar con el tiempo la muerte por insuficiencia cardíaca, problemas digestivos o neurológicos.

Según Levy, es un tema que preocupa, ya que las chinches de la cama estan en contacto con los seres humanos más frecuentemente que los triatominos, y las infestaciones de chinches son más numerosas, creando una mayor oportunidad de transmisión del parásito.

También es preocupante la invasión de las chinches de la cama en zonas donde la enfermedad de Chagas es endémica, especialmente en países donde los insectos que tradicionalmente han actuado como vectores estan casi exterminados. En estas zonas las chinches pueden estar expuestas al parásito y expandir de nuevo la transmisión. A esto se añade que las chinches de la cama son más difíciles de combatir que los triatominos, debido a su resistencia a los insecticidas.

 Articulo original: Michael Z. Levy y otros: Bed Bugs (Cimex lectularius) as Vectors of Trypanosoma cruzi Am J Trop Med Hyg 14-0483; Published online November 17, 2014, doi:10.4269/ajtmh.14-0483





Publicado: 23 de Noviembre de 2014